Cine25 Red Social Cine

Películas

Filtrar por:

Ready Player One

Una película de Steven Spielberg , 2018
3.67 sobre 5
3 votos
0 vistas
0 favoritos

Reseñas y críticas

CharlyBarny

LA REALIDAD ES LO ÚNICO REAL 3333

El cine de Stephen Spielberg está regido por la mirada del asombro, ello hace que cada vez que estamos ante una de sus películas, de una forma u otra, volvemos a sentirnos niños frente a su propuesta. Esa mirada recorre casi todo su cine, incluso su cine más serio, aquel que ha narrado desde acontecimientos históricos como La Lista de Schindler o Lincoln o las fantasías más increíbles como las de ET o Jurasic Park. Siempre en él hay un elemento que conduce a nuestro asombro.
En Ready Player One esa mirada también está presente desde la primera hasta la última escena. Al principio, recreando un mundo absolutamente decadente en la ciudad de Columbus, Ohio en 2045, y luego, durante el desarrollo de la trama, mostrando un mundo virtual al que nos sumerge desde el juego que da título a su película.
La trama es simple aunque a la vez, compleja. Se trata de encontrar al creador del juego, que ya muerto en la vida real, vive en forma virtual dentro del juego donde esconde un secreto que develará una fortuna para el ganador del mismo. Quien encuentre las tres llaves perdidas en el laberinto virtual, encontrará al creador, y con él, su fortuna personal. El juego se llama Oasis y su creador, James Hallyday. El ganador se transformará en nuevo el dueño de Oasis y en el hombre más rico de ese mundo decadente y real.
Los personajes eligen su avatar dentro de un juego donde buenos y malos compiten por un premio expresando todo aquello que cada uno hubiera querido ser. Así Wade Watts se transforma en Percival, un personaje que alude a los Caballeros de la Mesa Redonda del Rey Arturo en busca del Santo Grial. En el nombre hay una búsqueda de la luz.
Spielberg maneja este material con su maestría y habilidad habitual. No deja de asombrar su capacidad para pasar del mundo real al mundo virtual y viceversa sin que se noten caídas en el ritmo narrativo ni confusiones conceptuales respecto de las dos realidades que simultáneamente está manejando.
También es impresionante su viaje por el tiempo y su estadía en los años 80, con un explícito homenaje a Stephen King y a su obra El Resplandor, como así también a Stanley Kubrick y la recreación cinematográfica de algunas escenas de la película como la ola de sangre saliendo de los ascensores, el terror de la madre en la bañadera y el final en el laberinto, al a vez que pasa revista a los mayores iconos de esa década, incluyendo temas musicales de Duran, Duran, Prince o Van Halen.
No obstante la calidad formal y conceptual de la obra que indudablemente marcará un hito, cabe preguntarse en que categoría calificaremos ese hito. Porque claramente, y aunque lo parezca, no es un film de ciencia ficción sino un cine sobre la futura realidad de una época y la posibilidad de meternos en una realidad paralela como la realidad virtual que es todo un hecho (ciertas estadísticas y predicciones no alumbran un mundo mejor sino decadente y empobrecido).
Hacia el final, Spielberg, casi como un abuelo que acaba de mostrar su maestría cinematográfica realizando una obra trascendente, coloca en pantalla una especie de aviso en el cual advierte sobre los peligros de sumergirnos en la realidad virtual e ignorar la realidad real. Es que el film presenta una cruel paradoja en la cual la realidad que describe es absolutamente desechable y por el contrario, la realidad virtual no solo nos deparará alegría sino que nos transformará en héroes y nos llenará de felicidad, incluso nos permitirá ser millonarios. Es como poder tener una doble vida en la cual por un lado podemos ser unos pobres desgraciados, y por el otro, ser capaces de vivir una vida absolutamente excitante como héroes de una novela, triunfar en un juego y ganar dinero. Dos mundos que se oponen tal como ocurre con el consumo de drogas. Esto nos lleva a preguntarnos qué tan dependientes nos volvemos de esa realidad virtual como dependientes nos volvemos de sustancias toxicas ignorando la realidad de cada día a la vez que dejamos de ser nosotros mismos. Sin lugar a dudas, el viejo maestro, además de entretener durante más de dos horas, me dejó pensando.

sulero

Press Start 4444

¡Wuau!

Sin duda es lo primero que le sale a uno después de ver esta película en pantalla grande. Si al definir el concepto de “espectáculo visual” no aparece esta cinta como ejemplo, es que no está bien desarrollado. Spielberg vuelve a ser el maestro de crear ilusiones y hacerte sentir como un niño de nuevo, viendo magia hecha imágenes, y creer en cosas imposibles.

Dicho lo cual, si se puede definir como una buena cinta, pero no una joya, si bien Oasis es todo lo que podríamos soñar en el mundo de la cultura pop y un grandilocuente homenaje al mundo gamer, la historia del mundo real adolece de ser plana, algo insulsa y con unos personajes poco carismáticos. Aquí es donde el director debe poner la carne en el asador para evitar que no estemos pensando continuamente en volver a ese fantástico mundo virtual, y sin embargo, no lo logra y casi resulta molesto cuando lo que hay en pantalla no está hecho con ceros y unos.

Por poner un ejemplo reciente, Ready player one es como Pacific Rim 1, nadie la puede calificar de profunda o muy emocional, pero es inevitable verla y disfrutarla con tu niño interior sentado a tu lado.

2º visionado: han pasado 2 días y he vuelto al cine, y es que mi mente necesitaba asentar tanta referencia junta. Sigo con la misma idea de que pese a que la moralina de la cinta es “Vive la realidad porque es real”, admito que me dan ganas siempre de llegar a casa, encender mi play y viciarme como si no hubiese mañana.

- ¿La web recibió 2200 visitas en 2 horas?
- 22. 22000.

- Marylin Delpy y Mark Zuckerberg The Social Network

Síguenos en

Pasión por el Cine

Nuestra red social ayuda a compartir y divulgar las opiniones de cinéfilos de todo el mundo. Empieza una nueva vida cinéfila entre nosotros... y que empiece la función.

Las imágenes, marcas, productos, logotipos o frases comerciales que aparecen en Cine25.com son copyright de sus respectivos propietarios.

Cine25.com es un proyecto de inspiroh.com